lunes, 16 de febrero de 2015

Tal día como hoy, el 16 de Febrero de 1914

Tal día como hoy, 16 de Febrero de 1914, se inaugura en el Hospital San Vicente (Nueva York) un nuevo servicio de urgencias en honor al Dr. Norman Francis O’Loughlin, el cirujano a bordo del Titanic y una de las muchas víctimas del desastre.

El Dr. William Francis O’Loughlin nació en Irlanda. Era huérfano, fue criado y educado por su tío.
Estudió en el Trinity College de Dublín y el Real Colegio de Cirujanos de Dublín. A los 21 años residía en Southampton y su mala salud le convenció para iniciar una carrera en el mar. Estuvo navegando durante 40 años y era cirujano a bordo del Olympic antes de ser transferido al Titanic.

De acuerdo con uno de sus colegas, el Dr. JCH Beaumont, Francis O’Loughlin tenía serias dudas sobre unirse al Titanic: “Si tenía premoniciones sobre el Titanic yo no lo puedo decir, pero sí se que durante una charla con él en el Western Hotel South, él mismo me dijo que estaba cansado de estar cambiando de un barco a otro. Cuando expuso esta idea al capitán Smith éste le reprendió acusándolo de perezoso y le dijo que hiciera las maletas y se fuera con él. Así el destino de Francis era embarcar en el Titanic en busca de su fatídico final y el mío fue embarcar en el Olympic” (Dr. JCH Beaumont)
Al día siguiente de la inauguración del nuevo servicio de urgencias en el Hospital de San Vicente el New York Times publicó el siguiente artículo:


NEW YORK TIMES

Martes 17 de Febrero de 1914

Un nuevo servicio de urgencias en el Hospital de San Vicente, equipado y amueblado como un monumento al Dr. Norman Francis O’Loughlin, el cirujano de la nave principal de la White Star Line, el cual pereció en el desastre del Titanic, se dedicó ayer al uso de discapacitados marineros. La sala se encuenra en la planta baja, frente a la entrada de la calle One, cerca de la Séptima Avenida. Consta de tres habitaciones separadas, una para el uso general que contenía nueva camas, una con tres camapas para los pacientes en el delirio y el tercero con cinco camas para prevenir ante un desbordamiento o para las mujeres pacientes cuando sea necesario.

El comité encargado de erigir un monumento al Dr. O’Loughlin comenzó su trabajo poco después del hundimiento del Titanic. El memorial, como se propuso originalmente, consistió en un laboratorio que se erigió en el techo de San Vicente, pero por no cumplir los requisitos de la Oficina de Construcción, se decidió equipar una sala de emergencias. San Vicente fue seleccionado para este propósito debido a que recibe a la mayoría de los marineros heridos y fue el hospital en el que el Dr. O’Loughlin era un visitante constante en la asistencia de los marineros. En los ejercicios de ayer el Dr. Edward C. Tito, durante muchos años un socio del Dr. O’Loughlin, dijo: “Dr. O’Loughlin, cuya memoria perpetuamos, fue cirujano durante cuarenta años, él era un visitante habitual en este hospital, antes de morir me dijo: Si muero en tierra,
espero que mi sepultura sea en paz, sino por todo lo que es apropiado, debería estar envuelto en un saco y se hundirme en el mar, he viajado durante cuarenta años”.


Mientras que la ceremonia de inauguración transcurría, Angel Grillo, un aparejador naval, fue llevado al hospital con heridas internas que resultan de una caída de una torre de perforación del mástil en un muelle. Hubo ocho marineros en el hospital ayer.